Beneficios del Lodo Termal en nuestro Centro

Pisicina de Lodo Termal Centro Termal Las Trincheras

Beneficios de la naturaleza para todo el cuerpo

¿Alguna vez imaginaste que los restos fósiles podrían ser beneficiosos para el cabello y la piel? En esta nota, los secretos de un spa que tiene miles de años.

La sabiduría popular y el estudio de la naturaleza siempre nos han dicho que el barro guardaba valiosos tesoros para aprovechar.

Dentro del reino animal, existen ciertas especies de aves que comen lodo para paliar los efectos nocivos de los agrotóxicos que ingieren de las plantas con que se alimentan. Por su parte, entre los nativos, los chamanes prescribían cataplasmas de lodo o la ingestión de ciertos preparados con arcilla para curar determinadas enfermedades.

Hace 5.000 años, las civilizaciones ancestrales de Oriente Medio conocían los beneficios curativos de los limos minerales de distintos ríos como el Nilo.

Con todos estos antecedentes, no sorprende la revalorización de ciertos barros como panacea para la belleza y el bienestar. Sin embargo, no todos sirven para la belleza. Por ello, es muy importante determinar su composición y los beneficios que brinda cada variedad.

Beneficios

Sus ventajas son tan variadas que la aplicación de barro se extiende por todo el cuerpo:
  • Brindan sales minerales y oligoelementos necesarios para el organismo.
  • Estimulan la circulación, mejoran la celulitis y las venas varicosas.
  • Reconstituyen los tejidos dañados o con poca elasticidad, especialmente, en las pieles secas y deshidratadas, estrías y flaccidez.
  • Son exfoliantes y depuran la piel, oxigenándola y liberándola de toxinas, y ayudan al drenaje del ácido úrico, por ello, son aconsejables para aliviar el reuma, la gota, la artrosis y las dolencias óseo-articulares, reforzando las defensas del organismo.
  • Activan el metabolismo celular de la piel.
  • Son desinflamatorios y calmantes.
  • Ayudan a contrarrestar la alopecia.
  • Actúan como regulador sebáceo en las pieles grasas, con poros dilatados.
  • Sirven para tratar manchas y melasmas.
  • Ayudan en el tratamiento de la psoriasis y los eczemas.
Minerales + ingredientes orgánicos e inorgánicos: la fórmula del éxito


La explicación de los amplios beneficios de los barros termales se encuentra en su composición llena de oligoelementos y minerales esenciales. Estos componentes tienen una acción descongestiva, antimicrobiana, antiséptica y tensora para la piel.

Entre sus ingredientes activos podemos mencionar: magnesio, cobre, zinc y silicio. A estos hay que agregarles ingredientes orgánicos e inorgánicos provenientes del lugar donde se encuentre el barro: azufre, material volcánico, y algas, malva, poleo, aloe, tusca, cactus, jarilla y chañar.

Distintos tipos de barros termales

Según su presentación
  • El barro termal puede distinguirse en dos grandes familias según su preparación o presentación.
  • Los lodos añejados reciben el nombre de “peloides” y tienen un aspecto gelatinoso y adhesivo, fruto de una lentísima maduración.
  • Los lodos extemporáneos son preparados en el momento previo a la terapia y consisten en una arcilla especial con la incorporación de agua termal. Estos barros se caracterizan por sus ingredientes activos minerales más que los orgánicos.

Según su composición
  • Barros cloruro-sódicos: estimulantes y antiinflamatorios.
  • Barros sulfurosos: tranquilizantes.
  • Barros salinos yódicos: favorables para casos de celulitis y dolencias articulares.


Según su procedencia, podemos destacar los de origen marino y los volcánicos.

Estos barros deben pasar por pruebas físicas, bacteriológicas, análisis químicos y microbiológicos, y un circuito de esterilización especial. En el caso de ser utilizados como baños, tienen que tener un bombeo y reciclaje permanente para asegurar condiciones de higiene y saneamiento óptimas.

Modos  de aplicación

Según el tratamiento a seguir, se utilizan en forma de cataplasmas o baños.

Cataplasma

El lodo se aplica en todo el cuerpo o en las zonas específicas de tratamiento. El tiempo de acción va de 15 a 25 minutos.

En las cataplasmas de barro tibio, el lodo debe aplicarse a una temperatura que va desde los 39 a los 50 grados. Así, es natural que la temperatura descienda, pero se la mantiene mediante compresas y paños. También es posible aplicar las cataplasmas tópicamente, sin mantener el estado del barro, sino que se la retira una vez seco.

Es importante destacar que, en los casos de piernas varicosas y celulitis, hay que hacer una consulta previa con el especialista, ya que la vasodilatación y el calor típicos de este tratamiento no siempre son buenos aliados de estas condiciones.

Piscinas de barros termales

Estos baños pueden ser fríos o calientes, todo depende del beneficio que se quiera obtener o del ambiente en donde se los toma.

La frecuencia dependerá del tratamiento aunque, al tratarse de una terapia spa, muchas veces debe ser discontinua. En caso de adquirir el barro para preparar, deberán seguirse las instrucciones de uso. Por lo general, en un tratamiento facial promedio se aplica una máscara semanalmente o cada diez días.

Esta terapia es totalmente combinable con el uso de aceites tópicos o esenciales en fricciones o masajes.

Tratamientos faciales

En estos casos, la aplicación de aceite esencial de manzanilla o la preparación de una infusión de manzanilla para retirar la máscara y aplicar al final de la sesión, es ideal. En casos de artrosis, reuma o gota, el uso de fangos termales se ve favorecido con la aplicación posterior de compresas embebidas en tintura de árnica (con propiedades rubefacientes, antiinflamatorias y analgésicas) con agua de hamamelis.

PRECAUCIONES

Antes de realizar cualquier terapia con barros termales es necesaria una consulta previa para aclarar dudas, ya que ésta no está indicada para mujeres embarazadas ni enfermos de enfisema o flebitis.

ASESORAMIENTO:
Carolina Mizrahi, especialista en Cosmética Natural y Aromaecología

Unknown

Síguenos en Instagram